“La sugerencia del presidente francés, de que asuntos amazónicos sean discutidos en el G7 sin participación de los países de la región, evoca una mentalidad colonialista fuera de lugar en el siglo XXI”, escribió el mandatario en Twitter.

En otro mensaje, el presidente ultraderechista lamentó que “Macron busque instrumentalizar una cuestión interna de Brasil y otros países amazónicos” y denunció “el tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonía”, usando además “fotos falsas”.

Macron afirmó que el mundo enfrenta una “crisis internacional” y citó a los miembros de las principales economías mundiales (G7) para “hablar de esta urgencia” que golpea a la cuenca del Amazonas, durante la cumbre de Biarritz (suroeste de Francia) prevista este fin de semana.

El presidente francés acompañó su tuit, escrito en francés y en inglés, de una foto de hace al menos 16 años. La imagen fue tomada en la Amazonía por el fotógrafo estadounidense Loren McIntyre, quien falleció en 2003. Se trata de una fotografía muy compartida en redes sociales en los últimos días para denunciar la situación.

El aumento de los incendios en el denominado “pulmón del planeta” ha desatado una ola de llamados de alerta de la ONU y la comunidad internacional contra Bolsonaro, que denuncia una “psicosis ambiental”.

Los relaciones entre París y Brasilia se resintieron en las últimas semanas, después de que el mandatario brasileño dejara plantado al canciller francés, Jean-Yves Le Drian, poco antes de la reunión que tenían prevista a principios de agosto en Brasilia.

El jefe del Estado brasileño, descontento con la decisión del jefe de la diplomacia francesa de reunirse con oenegés brasileñas -la mayoría hostiles a Bolsonaro-, anuló su encuentro en el último minuto y publicó un video en Facebook en el que se le veía cortándose el pelo, a la hora en la que estaba prevista la reunión.

El gobierno francés se muestra particularmente atento respecto a las normas medioambientales y exige “pleno respeto” del Acuerdo de París sobre el clima para avanzar en el proceso de ratificación del reciente pacto de libre comercio firmado entre el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la Unión Europea (UE). Bolsonaro, un escéptico del cambio climático, llegó a amenazar con sacar a Brasil del Acuerdo de París, pero luego se retractó.