También decretó un cierre generalizado de todas las actividades de ocio en un intento por frenar la disparada de infecciones de coronavirus.

Este trino del medio 6W registra la noticia:

Según supo la agencia alemana DPA, los mandatarios dispusieron durante una videoconferencia que las medidas se aplicarían el próximo lunes (2 de noviembre) y durarían hasta finales de noviembre.

El riesgo de una situación de infección incontrolable por coronavirus aumenta día a día, ya que actualmente el número de infecciones casi se duplica cada semana.

En concreto, las reuniones en público se limitarán a los miembros de solo dos hogares con un máximo de 10 personas.

Bares y restaurantes, clubes, discotecas y pubs permanecerán cerrados todo el mes. Se permitirá la entrega y recogida de alimentos para su consumo en casa.

Los deportes profesionales, incluyendo la Bundesliga de fútbol, se llevarán a cabo en noviembre sin espectadores. Los eventos que sirvan para fines de entretenimiento y recreación estarán en gran medida prohibidos en toda Alemania desde la próxima semana hasta finales de noviembre.

Se prohibirán o cerrarán en todo el país los eventos de entretenimiento y las instalaciones de ocio. Cines, teatros, óperas y salas de conciertos también cerrarán hasta finales de noviembre.

El reglamento también afecta a los deportes recreativos y de aficionados. Los deportes individuales quedarán excluidos. Los salones de cosmética y los consultorios de masaje también serán cerrados.

Las escuelas, los jardines de infantes, así como el comercio al por mayor y al por menor deben permanecer abiertos. Sin embargo, las tiendas deberán asegurar que no haya más de un cliente por cada diez metros cuadrados.

Las restricciones son vinculantes y las violaciones serían sancionadas por las autoridades reguladoras.

Las medidas se producen en momentos en que Alemania vuelve a reportar un aumento récord de 14.964 casos de coronavirus en 24 horas, casi el doble de las registradas el miércoles pasado, indican datos de hoy del Instituto Robert Koch, ente encargado del control de enfermedades infecciosas.

El primer ministro de Hesse, Volker Bouffier, dijo que hay una “emergencia sanitaria nacional”. El político agregó que no era cierto que no se pudiera atender a la gente en este momento en los hospitales. “Pero si no actuamos, llegaremos a un punto en el que ya no podremos cuidarlos”.

Alemania diseñó plan de rescate económico

Por su parte, el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, analiza compensar a las compañías por las pérdidas que registren durante el cierre de actividades en noviembre para frenar la segunda ola de infecciones de coronavirus.

De acuerdo a este plan, las empresas pequeñas podrían reclamar una compensación por hasta el 75 % de los ingresos que generaron en igual mes del año pasado, mientras que las compañías más grandes podrían obtener hasta el 70 %.

La asistencia estatal, que aún está en debate en el Gabinete alemán, tendría un costo de entre 7.000 y 10.000 millones de euros (entre 8.000 y 12.000 millones de dólares) para un período de cuatro semanas.

Según informó el periódico financiero ‘Handelsblatt’, los pagos ya concedidos, como la ayuda transitoria o el subsidio de jornada reducida, serían deducidos de la ayuda de emergencia.

De acuerdo a esta información, se trataría principalmente de empresas del sector de la gastronomía o del turismo. Los fondos provendrían del presupuesto para ayudas transitorias ya existente.

De los 25.000 millones de euros (unos 29.400 millones de dólares) previstos, se han utilizado hasta el momento unos 2.000 millones de euros.