Después de las clases de periodismo ético que dieron los panelistas del programa de chismes sobre el agarrón entre Vicky Dávila y Hassan Nassar, ‘La Red’ pasó las entrevistas que les hicieron a Calderón y Gómez, en donde cada una dio sus motivos de la pelea que tuvieron en un local comercial de Medellín.

Al inicio, Yina Calderón dijo que conoció a Manuela Gómez en el programa ‘Protagonistas de Nuestra Tele’, a pesar de que ella no era concursante, sino que era llevada por la producción del ‘reality’ para que hiciera algunas participaciones”.

“Esto fue hace 7 años, en el 2013. Así que la distingo hace rato”, recordó Calderón y añadió: “Ella no era concursante pero iba a fastidiarme la vida cada vez que podía. Tuvimos muchísimas discusiones, demasiadas. En ese momento yo no tenía cola, ustedes saben que yo tengo cirugía, entonces utilizaba unos cucos de espuma y ella era: ‘Ay, ¿cuánto le valieron esos cucos de espuma?, ay, extensiones de terciopelo, ay mire cómo vive toda desgreñada’”.

Después contó porque llegó a ese restaurante, ubicado en el Parque Lleras de la capital antioqueña. Explicó que estaba en Medellín para grabar una canción de música popular y que el sábado en la noche decidió ir a comer con su hermana y su mejor amigo, pues regresaba a Bogotá el domingo.

Por su parte, Gómez dijo que ese día estaba aburrida y que le pidió a una amiga que fueran al Lleras al ir a dar un “vueltonsito” y que llegó al mismo lugar que Calderón, el cual estaba “muy lleno”.

A continuación, Yina explicó que fue cuando iba al baño que vio a la exprotagonista en el restaurante y que a pesar de que quedó “en shock” por sus múltiples encontronazos del pasado, siguió su camino, pero que cuando pasó por el lado, ella le gritó: “Que culo tan jediondo (Sic)”.

“Es por eso que todo el mundo estaba grabando, pero mi hermana me calmó y seguí para el baño”, detalló Calderón en ‘La Red’. Sin embargo, Gómez contó otra versión y que fue Yina la que la empujó con el hombro cuando iba para el baño y que fue ahí cuando le dijo que era “una guisa”.

“Le dije que quién le había hecho tremenda matazón con lo de la nalga. Para nadie es un secreto, yo siempre he resaltado por decir la verdad y ella también me ha criticado mis cirugías. Tiene rabo de paja y se acerca a la candela, cuando ella también está súper operada”, zanjó Gómez en el programa de chismes de Caracol TV.

Fue entonces cuando Yina Calderón se sentó en la mesa de Manuela Gómez y le dijo: “¿Cuál es la pendejada?, dígame lo que me tiene que decir de frente, no me lo grite, no voy a permitir que me ofenda en mi cara”. Esta parte fue donde sí coincidieron las 2 mujeres.

Calderón continuó su relato y contó que Gómez le dijo que ella era igual de guisa a su familia y a su mamá: “Cuando ella me dijo eso, a mí se me olvidó todo. Ahí es cuando cojo la cerveza y pum (haciendo la actuación de que se la tiró en la cara). Nos empezamos a agarrar, fue la recopilación de muchas cosas, casi no me la quitan. Que me diga guisa a mí, no me importa, pero con mi familia no. Ella es una guacamaya gritona, que solo sirve para tratar mal, pero a la hora de pelear le da miedo, es bocona”.

Sin embargo, Gómez negó esa versión y dijo que “no” había tratado así a la mamá de Yina. “Eso no fue así”, expresó en ‘La Red’ y finalizó: “Lo que le dije fue que en el ‘reality’ era muy guisa, que dejara la guisada y ahí fue cuando ahí me echó la cerveza en la cara”.