Lo primero que aclaró la artista en el programa es que sí tiene dificultades para controlar su peso, por un problema de tiroides. “Yo sufro de hipotiroidismo. Para los que no saben, es que te sube también de peso y es un descontrol tenaz con esta glándula”, aseguró.

Ya luego contó una de las veces que la rechazaron en televisión —donde dice que se ve como con “seis kilos” de más, porque aparte “las cámaras aumentan”—, pero sin mencionar la producción en la que le negaron el papel.

“En algún momento estuve con una mánager, y yo le decía: ‘Pero, ¿por qué no me llaman para este proyecto tan chévere? Mi perfil es perfecto para ese o este personaje’. Entonces, me responde: ‘Te voy a decir la verdad, mira lo que me escribieron’. Yo leí y decía: ‘¿Pero Estefanía sigue igual de gordita?’. Y yo: ‘¡Wow!’”, rememoró en el espacio de Canal 1.

Al respecto, también añadió que en el medio son muy exigentes con ese tema, sin tener en cuenta que los actores, antes que famosos, son personas común y corrientes.

Nosotros representamos la vida misma, donde somos gorditas, tenemos celulitis, estrías, donde nos engordamos, adelgazamos, donde pasa todo esto. Es muy triste por eso, pero pues nada, yo dije: ‘Bueno, estoy en este medio de la televisión, entonces tengo que ponerme acorde, sin sufrir’”, manifestó.

Por eso, y por su condición médica, es que la celebridad ahora también está llevando una vida más saludable, que incluye buena alimentación y deporte.

Eso también se evidencia en su cuenta de Instagram, donde comparte contenido sobre sus rutinas de ejercicios. Aquí dejamos un par de esas publicaciones: