“Me excusan si no fue el vocablo adecuado, pero ¡se tenía que decir y se dijo!”, escribió el artista, aburrido de los usuarios que solo están en redes para criticar.

Pero lo que incomodó al intérprete no fueron los cuestionamientos sobre su apariencia y su música, sino que se metieran con su progenitora.

“‘Que está feo’, ‘que está bonito’, ‘que no canta un carajo’ [dicen]… Bueno, a mí eso ni me va ni me viene, porque yo soy feliz como soy y con lo que hago. Pero de ahí a que vengan a irrespetar a mi madre, a decirme ‘perro malpa&%$#, hijo de pu%$, hijo de la pe%$ madre que lo parió’, ya eso es otra cosa, porque hasta la mamá del diablo merece respeto”, manifestó.

Enseguida, Oñate se excedió y, en medio de su furia, hasta invitó a esa “partida de envidiosos” a que lo llamen y lo insulten por teléfono y no camuflados en Instagram, o a que se vayan a los golpes.

Al final, además, les dijo a sus críticos que se pongan a trabajar para que no les falte el dinero como a él.

Eso lo hizo mientras les presumía de fajos de billetes y de una lujosa camioneta, como se ve en el video que él publicó en la red social y que dejamos a continuación: