La boda, que costó alrededor de un millón de dólares, empezó con un ensayo el día viernes, allí tuvieron una cena muy modesta en la que hubo ensalada césar, hamburguesas y papas fritas, pues según algunas fuentes de People, lo más importante de todo era que los invitados y ellos se sintieran muy cómodos.

Para la gran celebración, Tracey, hija de Stanley Kurland, portó un vestido blanco de encaje, que tenía el clásico escote bardot y la parte inferior de la prenda tenía corte princesa (era voluminosa). Mientras que Trevor lució un clásico chaqué negro.

El escenario del evento, que parecía sacado de un cuento de Disney, fue decorado con varias luces en el techo, cientos de velas y un largo tapete blanco, que era el camino que llevaba a la novia hacia el altar.

La pareja alojó a todos sus invitados en Rosewood Miramar Beach, un completo que cobra alrededor de 784 dólares por noche (más o menos 2’577.000). La celebración duró 3 días y sus familiares y amigos se la han pasado halagando toda la preparación del evento.

Aunque esta no es la primera boda de Trevor con la experta, pues la pareja ya había contraído nupcias en octubre de 2018 con una celebración discreta que se llevó a cabo en Hidden Hills, Los Ángeles.

Estas son algunas fotos del evento:

View this post on Instagram

A little more ✨ #T🖤T

A post shared by Lisa Gorjestani (@lisagorjestani) on

View this post on Instagram

A magical night ✨ 📷: @curtisdahl #T🖤T

A post shared by Lisa Gorjestani (@lisagorjestani) on

Como explicó el portal, el romance de Engelson y Kurland, que es hija de un reconocido financiero que amasó una fortuna con la crisis hipotecaria de 2008, empezó hace 2 años, luego él le propuso matrimonio en medio del Viñedo de Napa, California, y hasta el momento su unión se ha mantenido sólida.

La duquesa de Sussex puso fin a su amor con Trevor, que es un reconocido productor, en agosto de 2013,  dos años después de su unión, que se llevó a cabo en un lujoso ‘resort’ de Jamaica.