Hace una semana hubo polémica porque se destapó que el cantante de vallenato Rafa Pérez, exintegrante del grupo Kvrass, y su esposa fueron vacunados contra el coronavirus en el Hospital ESE de Malambo.

Ese centro médico aceptó que había vacunado a Pérez y a su pareja, Milagros Villamil, porque aparecían en ‘Mi vacuna’ como talento humano en salud gracias a que la Clínica Oriental, ubicada en Soledad (Atlántico), les dio prioridad e hizo el proceso de inscripción.

Desde entonces, desde varios sectores criticaron al cantante y al centro médico por un nuevo caso de colados con las vacunas contra la COVID-19. Por ello la Clínica Oriental difundió un comunicado y explicó que tanto Pérez como Villamil estaban contratados por prestación de servicios para una labor de comunicaciones, mercadeo y publicidad para la reinauguración de la clínica.

Ahora, para apagar todas las voces en contra, Rafa Pérez apareció y rompió el silencio en una entrevista con el diario El Heraldo. Allí dijo que lo contactaron en marzo para trabajar en la reinauguración de la clínica.

“Necesitaban figuras públicas, incluso yo iba a estar presente el día de la inauguración con mi talento musical. Yo les dije que me interesaba la propuesta, pero que me inquietaba algo y era que a nosotros no nos ha dado covid, a lo que ellos nos manifestaron que como iba a haber un contrato de prestación de servicios de nuestra parte, ellos gestionarían nuestra vacunación para realizar con tranquilidad todas estas actividades”, expresó el vallenatero al medio barranquillero.

Pérez cuestionó que en estos momentos de pandemia quién rechazaría una propuesta de trabajo que incluye la contratación de su esposa y la vacunación contra el virus.

El Heraldo agrega que tanto Rafa Pérez, de 36 años de edad (y por ende estaba en el quinto grupo de vacunación, que aún no le toca el turno), como Milagros Villamil ya recibieron la segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus, inoculada en el Hospital de Malambo.

Sin embargo, el artista se defiende y dice que todo estuvo dentro de las reglas. “No hemos cometido ningún delito, ni ningún acto de corrupción como se nos está tildando, ni nos hemos robado la vacuna. Quiero dejar claro que no hemos cometido ningún acto de corrupción, ni hemos pagado por la vacuna”, zanjó.

Rafa reveló que no había hablado del tema porque hay unos acuerdos de confidencialidad en el contrato que firmó con la clínica, pero que al ver las críticas, “debo defenderme porque a nosotros solo nos interesa continuar con nuestro trabajo y nuestra vida”.

“Mucha gente desconoce la situación, este es un tema muy sensible y por eso ha despertado muchas opiniones en contra y nos llaman ‘colados’, pero hicimos las cosas al derecho. Yo no he mentido, ni asumí un papel de médico para acceder a la vacuna, por el contrario admiro mucho a ese personal que le está poniendo el pecho a la brisa”, finalizó Rafa Pérez en El Heraldo.