Luego de contar que decidió estar un rato alejada, que ya no tiene instaladas las aplicaciones de redes sociales en su celular y ni siquiera la del correo, Sara dijo que las publicaciones que ven en Instagram las ha subido su mánager, a quien le envía los contenidos, aunque no especificó desde cuándo.

Más adelante, comenzó a despacharse sobre la importancia que le dan y lo que a ella realmente le importa: “A nadie le interesa qué pasa, ¿o es que yo soy importante para ustedes? […] A esas personas que yo elegí para toda la vida son a las que yo les debo importar y son las que a mí me importan. Y como a mí me importan tanto, por encima de lo que sea, por encima de lo que pase, yo las voy a defender y las voy a amar […] Por encima de lo que opinen 500 personas en una foto; si soy linda, si soy fea, si soy muelona, si soy perra, si soy zorra, si soy grilla, si soy quitamaridos, si conviví con el hijo de ‘Don Mario’, si tuve un hijo de Daniel Calderón, si tuve un hijo de Fredy Guarín, si tuve un hijo con Cristiano Ronaldo, si soy la moza de James Rodríguez y le acabo de tener el hijo… ¡me importa un culo!”, dijo en la grabación de más de 9 minutos que publicó en la noche del martes. 

Enseguida, Uribe repitió que no le importa la opinión de los demás, pues “ustedes no me están trayendo a mi la comida”. De igual manera, aconsejó a quien sufre por lo que pasa en las redes sociales, para que “no te creas el cuento de querer convencer a todo el mundo, de agradarle a todo el mundo. Sé tan tú, sé tan libre, se tan maravillosa, mujer, que por mas que te quieran tumbar, que te quieran destruir, tu brilles. Sé tan fuerte, mujer, que si hoy te acabaron con maltrato, te acabaron con malas palabras, te acabaron con golpes, te acabaron con insultos, te acabaron con humillación, te acabaron con soberbia, te acabaron con ego… tu corazón sea tan mágico y tan lleno de amor, que tu no necesites destruir a nadie”. 

Adelantándose a lo que lleva escuchando y leyendo durante ya unos años, Sara continuó: “Y van a decir ‘¡Ay, pero es que ella destruyó una familia!’. Andá cuidar la tuya. Luchá hasta más no poder. Parála, no la dejes sola. Sacála con todas tus fuerzas adelante, guerriátela. Guerriá tus negocios, guerriá tu vida, guerriá tu corazón. A nadie le importa la vida de los demás”. 

Al final, su reflexión dio un giro y comenzó a hablar de Dios, no sin antes echar un vainazo a otros sectores: “Así el periodismo esté tan jodido como las redes sociales, como los paros nacionales, como nuestro Gobierno, eso solo demuestra que nos está faltando el de arriba. Y es que no es venir aquí a sentarme y a poner frases de Dios. Y a decir que voy a un grupo de oración o que estoy aquí o que estoy allá. No. Empecemos a conocer de él, que cuando empecemos a conocer de él sí que nos da duro el demonio. Sí que nos ataca el demonio. Sí que nos llama a vivir las cosas de este mundo que son una porquería, y no nos deja prepararnos para el verdadero, que es el de arriba”.

Su mensaje, la empresaria reiteró que lo hizo para “decirles que no se crean el cuento de las redes. Quizá no soy yo la que monto las fotos, quizá no soy yo la que monto los mensajes, pero que te llegan, te llegan, porque estoy cuidando cada una de mis palabras, porque ya soy mamá”.

Si quiere escuchar el cuento de boca de Sara, este es el video: