“El carro me elevó y al caer al piso no tenía heridas ni raspones visibles. Los vecinos me llevaron al hospital y allí me dijeron que estaba reventada por dentro”, indicó la humorista.

Agregó que pasó mucho tiempo en cuidados intensivos y pensó, por un momento, que se iba a morir. 

“En cuidados intensivos tengo la imagen de estar arriba de la habitación mirando mi cuerpo y a los doctores hablando con mi mamá. Recuerdo que sentí paz y alcancé a ver la famosa luz al final del túnel”, dijo la imitadora al programa. 

De acuerdo con Álvarez, estuvo varios meses en cama y tuvo que asistir a varias terapias para recuperar la movilidad. 

El segundo episodio se presentó cuando estaba nadando en las playas de Cartagena con unos amigos. Asegura que una corriente de agua la atrapó y no podía moverse. 

“Recuerdo que no podía nadar y la corriente me llevaba cada vez más hacia el fondo. De hecho, varias personas se ahogaron ese día”, contó Álvarez. 

La también cantante indicó que unas personas lograron sacarla del mar y salvar su vida.