La imagen, sin embargo, no es ni elegante ni llena de adornos dignos de la realeza, sino que por el contrario es de lo más casual del mundo. 

En ella el príncipe William aparece sobre una motocicleta con el pequeño Louis, mientras las princesa Charlotte está en un pequeño carruaje atado al vehículo de dos ruedas con su hermano George detrás.

Kate, por su parte, aparece de pie, al lado de su esposo y con su mano sobre el manubrio de la motocicleta.

La informalidad del escenario de la postal se complementa con las pintas de todos, muy casuales y alejadas de los estrictos protocolos de la realeza británica.