Al igual que otros influidores que utilizan sus redes sociales como un canal para impulsar marcas, vender productos o promover servicios de todo tipo, la cuenta de Paula servía con esos fines y contaba con más de 14.000 seguidores, informó La Red.

Un día, contó la modelo, recibió una solicitud de un supuesto anunciante para que le indicara un correo a donde enviar información sobre una tienda de bisutería y ella copió su correo personal sin saber a lo que se exponía:

“Yo le envié mi correo a ella; yo no vi me celular en todo el día y como a las 5 de la tarde me dijo: ‘puedes revisar tu correo, por favor, es que te acabo de enviar la información’. Cuando yo abro el correo automáticamente me llega un mensaje (Outlook) que decía: ‘entraron a tu correo’. ¿Cómo entraron? No lo sé”, manifestó Paula al programa.

Mucha información que la modelo tenía, tanto en su computador, como en su cuenta de correo, quedó expuesta. Entre esos datos privados estaban sus claves personales, sus números de cuentas bancarias, fotos y videos privados y los accesos a sus redes sociales, dijo.

A su cuenta de Instagram le cambiaron la clave de acceso y de inmediato empezaron las llamadas extorsivas en donde le exigían que pagara, con tarjeta de crédito, 100 dólares para empezar a liberar información.

La actriz contó que las llamadas y los mensajes vía WhatsApp se intensificaron hasta que ella, finalmente, resolvió denunciar su caso ante la Fiscalía General de la Nación, según dijo a La Red.

No obstante, el programa no cuenta qué pasó con la investigación aunque los presentadores elogiaron la actitud de la mujer y destacaron que en esos casos lo mejor es acudir ante las autoridades.

Vea el informe de La Red: