En una entrevista para el programaLo sé todo’, el joven de 28 años dijo que estaba pasando unos días de descanso en Cartagena y se dejó llevar por el ambiente de fiesta en el que estaba. Además, que confió en las personas equivocadas:

“Confié en gente que no debí. No sé qué me darían, qué pudieron haberme echado, es la única manera para que yo haya tenido esa actitud; esas acciones que no vienen conmigo ni con mi imagen”.

Díaz, llorando, contó que la hipótesis de que le echaron algo en su bebida es la única explicación que encuentra para haber actuado de esa manera. El también modelo relató que el proceso judicial y la historia en torno a este no se manejó de la mejor forma:

“Los medios no hicieron las cosas correctas, no debieron haberme dañado el nombre; debieron preguntarme a mí, no a un tercero que no tenía nada que ver conmigo ni le compete mi vida”.

Finalmente aclaró su situación jurídica de la que muchos especulaban: “Dijeron que me habían dado casa por cárcel y que tenía un brazalete, pero no, aquí estoy dando la cara, no tengo que esconderme… La ley es correcta, hizo las cosas con el debido proceso”.

El incidente ocurrió en lunes 18 de noviembre de 2019 en el sector El Toril, del Pie de la Popa, en Cartagena. Ese día el actor intimidó a una joven de 22 años que manejaba un Renault Kwid, y se fugó sin percatarse que atrás iba un niño de 12 años. Las autoridades lo persiguieron y lograron su captura.

Twitter: @PoliciaCtagena
Lengir Mauricio Díaz / Twitter: @PoliciaCtagena