Según Echeverri, la primera crisis fue cuando grababa una escena de una novela y tuvo que ser trasladado a un hospital. 

“Recuerdo que el cuerpo me ardía, me puse rojo, la cara se me hinchó y sentía que los ojos se me estaban derritiendo”, comentó el actor.  

Aseguró que los médicos le practicaron todo tipo de exámenes, pero no pudieron dar con su extraña enfermedad. 

Agregó que sufrió varias depresiones por la frustración de no saber qué era lo que tenía y hasta pensó que un día se iba a morir. 

Finalmente, un médico quiropráctico descubrió que la caída jugando fútbol causó que los músculos presionaran un nervio importante que generó una especie de alergia interna. 

De acuerdo con Echeverri, la enfermedad no tiene cura y no hay medicinas, por lo que tiene que reposar de vez en cuando para que el cuerpo se estabilice y los músculos suelten el nervio. 

A continuación, la entrevista completa en la que el actor cuenta más detalles de su padecimiento: