Sin embargo, Ortiz dijo en ese magacín que la necesidad fue la que lo llevó a cometer ese delito en un par de oportunidades, pues para esos días no tenía trabajo y vivía en la casa de su suegra.

Antes de que naciera su hija, Alexandra, el actor contó en ‘La Red’ que hubo muchos momentos en que no tenían ni para el transporte, por lo que tenían que pedir plata en la calle.

“Cogíamos desde la Séptima con 19 hasta la 26, ella por una acera y yo por la otra, pidiendo muy amablemente para completar para el bus, fue muy duro”, dijo al programa de chismes.

La situación económica empeoró cuando su esposa, la también actriz Inés Nieto, quedó embarazada y posteriormente dio a luz a Alexandra.

“No teníamos cómo sustentar el alimento. Nos tocó entrar a un lugar y sustraer tarros de leche. Digo sustraer para que no suene a robo, pero realmente era un robo… Hubiéramos podido pedir prestado pero era momento de sacar esa leche y llevarla a la casa”, agregó Alfonso Ortiz en ‘La Red’.

El actor detalló que dejaron de hacerlo porque la policía los pilló in fraganti, pero que los dejaron ir porque les vieron la cara de lástima y necesidad.

“No ocurrió más de 3 veces, no es que se nos volviera costumbre pero de alguna manera dijimos que era un poquito fácil, pues hagámoslo otra vez… Estoy haciendo una confesión terrible, espantosa, espero que la gente no me juzgue”, añadió el artista que tuvo un  corto papel en la serie de Netflix ‘El robo del siglo’.

Afortunadamente, la suerte le cambió a los pocos días cuando tomó, junto a su esposa, el trabajo de ser aseador de un teatro, donde además de cumplir con su trabajo, podían ensayar.

A continuación, la confesión de Alfonso Ortiz a ‘La Red’: