Julio Sánchez Cristo manifestó su molestia mediante un mensaje de Twitter, en donde aprovechó para pedir explicaciones.

Eso sí, no se aventuró a decir cuál había sido el banco que cometió semejante atrevimiento con él.

“Me reservo el nombre del banco… pero pregunto: ¿es normal que por consultar el saldo de mi cuenta, en un cajero de mi banco, me cobren 4 mil pesos por la respuesta? A lo mejor esto es viejo, hoy me pasó por primera vez. Descaro superior”, trinó.

Lo cierto es que la experiencia le sirvió de aprendizaje para una próxima ocasión, siendo este un caso ideal para aplicar la célebre frase de Francisco Maturana, técnico de fútbol que solía decir: “Perder es ganar un poco”.

Acá, el mensaje de Julio Sánchez Cristo:

Sin embargo, el periodista no fue el único, y más personas lo secundaron en su manifestación de frustración, añadiendo sus propias experiencias:

Otros incluso se sorprendieron porque hasta ahora se esté dando cuenta por lo que ha sido un reclamo recurrente entre los clientes de bancos:

Y hubo quien comentó que no tenía caso que se reservara el nombre: