“Ser llamado el Messi japonés es un honor y me enorgullece, pero aún no estoy en su nivel, así que prefiero concentrarme en mis habilidades y fortalezas“, dijo el centrocampista ofensivo a periodistas en Sao Paulo, donde se concentra con Japón.

Pese a sentirse satisfecho por la comparación con el 10 del Barcelona y la selección argentina, el juvenil abogó por no ser referenciado con algún jugador sino ser identificado a partir de su propio talento.

“Hay varios jugadores que son como yo, pero yo soy yo, no otro jugador”, dijo en español.

Kubo sostuvo que no tiene permitido referirse a su incorporación al equipo merengue precedente del FC Tokyo, anunciado por el club español este mismo viernes. La operación ascendió a dos millones de euros y sería por un contrato de seis años, según la prensa española y japonesa.

El volante señaló que toma como parte de su aprendizaje su participación en la Copa América, en la que los nipones participan por segunda vez y se estrenarán el lunes ante el bicampeón Chile en el estadio Morumbí.

“Lo más importante es absorber lo máximo posible”, afirmó. “Yo solo tengo que expresar lo que sé dentro del juego, nada más”.

Kubo, que la siguiente temporada jugará con el Castilla, el filial del Madrid, apuntó que en manos de sus compatriotas más experimentados estará la labor de guiar fuera y dentro del campo a Japón para alcanzar el título en Brasil.

Los nipones aterrizaron a Brasil con un equipo rejuvenecido que apunta a ensayar para los Olímpicos de Tokio 2020, aunque su técnico Hajime Moriyasu ha advertido que le apuntarán a levantar el trofeo.

He jugado con la mayoría de ellos, quiero jugar con un espíritu que los haga sentir orgullosos“, aseveró.

Takefusa Kubo debutó con los Samuráis Azules en el triunfo 2-0 ante El Salvador, en un preparatorio para la competición americana disputado el 9 de junio en Miyagi.

Además de Chile, en la Copa los japoneses comparten el Grupo C con Uruguay y Ecuador.

Los chilenos “tienen una mentalidad fuerte, de no rendirse”, explicó el juvenil.

Y aseguró no estar temeroso de referentes australes como Alexis Sánchez o Arturo Vidal.No pienso en un jugador particular, veo a nuestro oponente como un equipo“, añadió.

Kubo es el primer japonés en fichar con el Real Madrid, que lo considera una de las mayores promesas del fútbol mundial.

El joven japonés ha sido apodado el ‘Messi’ del país nipón luego de su paso hace unos años por La Masia, la academia juvenil del Barcelona, donde también se formó el astro argentino.

Kubo estuvo en La Masía de 2011 a 2015, pero tuvo que marcharse tras la sanción que la FIFA impuso al club azulgrana por irregularidades en fichajes de menores de edad.

Esta misma temporada, Kubo se convirtió en el goleador más joven de la historia de la J-League, lo que le catapultó al estrellato en su país, codeándose con leyendas del fútbol nipón como Hidetoshi Nakata y Keisuke Honda.

En lo que va de 2019, Kubo ha disputado 13 partidos de Liga y 3 de la Copa de la Liga con el FC Tokyo, marcando cinco goles.