Sebastián Villa por fin decidió hablar sobre su opaco presente en Boca Juniors, equipo en el que no será tenido en cuenta hasta que se defina su situación ante la justicia argentina por la denuncia por violencia de género que interpuso contra él su expareja, la colombiana Daniela Cortés.

El extremo aseguró que ningún directivo le ha hablado de una sanción o un veto y que se sigue preparando con la esperanza de volver a ser teniendo en cuenta. Sin embargo, es evidente el motivo por el que ni siquiera es convocado por el técnico Miguel Ángel Russo.

“A mí ni me avisaron, ni me dijeron de ninguna sanción, ni nada. Me preparo para estar a disposición del cuerpo técnico. Quiero estar, estoy contento con la gente por el apoyo, muy agradecido. El día que me toque voy a dar lo mejor de mí como siempre lo he hecho”, declaró Villa, citado por el diario Olé, en una entrevista con Radio La Red.

La investigación contra él por las agresiones físicas que denunció su expareja le ha cerrado puertas al volante. Hace semanas, el presidente del equipo brasileño Atlético Mineiro dio a entender que el colombiano no llegaría a ese club por ese motivo, cuando desde varios sectores lo criticaban ante los rumores que ubicaban al extremo como posible nuevo jugador de la institución.

Entre más se dilate el veredicto final de la justicia argentina en torno a su caso, Villa tendrá menos posibilidades de reaparecer en el campo de juego con Boca, equipo que tiene como principal objetivo en este remate de año ganar la Copa Libertadores.