El fútbol profesional colombiano estará detenido, en principio, hasta mediados de abril. Sin embargo, la realidad es que el reinicio de las competencias en el país, estipulado para el 18 del próximo mes, podría modificarse si los resultados de la cuarentena nacional por el coronavirus, que va hasta el 13 de abril, no son del todo satisfactorios.

Vélez mira con preocupación la posibilidad de que se prolongue mucho más la pausa en el balompié nacional porque las finanzas de los clubes se verían afectadas drásticamente. “Nos preocupa que en 2 o 3 meses no haya con qué pagarle a ningún jugador si esto sigue así. Los patrocinadores dijeron que mientras el torneo no se juegue, no van a pagar”, aseguró el directivo en una entrevista con el programa ‘Gente Pasión y Fútbol’ de Teleantioquia, citada por RCN Radio.

Más allá de ese escenario preocupante, el presidente de la Dimayor aclaró que la verdadera prioridad en estos momentos es la salud de los deportistas. “Tenemos que pensar primero en la vida de nuestros jugadores. Aquí no se puede ser oportunista, hay que trabajar juntos. Los futbolistas tienen derechos y deberes laborales, como cualquier trabajador”, agregó Vélez.

La Liga BetPlay se detuvo hace dos semanas, en la octava fecha. A favor de su calendario, la Copa América que se iba a disputar a mitad de año en el país se aplazó para 2021. Eso permitirá que el rentado nacional cuente con los meses de junio y julio como opciones para disputar allí las jornadas finales del primer semestre.

La semana pasada los clubes del fútbol colombiano evaluaron la posibilidad de cambiar el formato de juego de la primera división ya que la Copa América se aplazó. Sin embargo, se decidió por votación que se conservarán las reglas iniciales con las que se concibió el primer semestre de la temporada: los cuatro mejores equipos de la tabla de posiciones disputarán las semifinales del torneo y los ganadores de cada llave la gran final.