Una de las razones por las que el colombiano no quiere un foráneo a la cabeza del grupo de pesistas, según declaró en Caracol Radio, es que Colombia tiene clasificación total para los próximos juegos Olímpicos en Tokio, mientras que los rusos apenas tienen dos clasificados, un hombre y una mujer.

Así mismo, Figueroa se refirió al escándalo de dopaje que vivieron los atletas de Rusia, por el que quedaron fuera de los Olímpicos de Brasil 2016, y aseguró, en la emisora, que también están cerca de no participar en el levantamiento de pesas de Tokio 2020.

El medallista defendió el trabajo que los entrenadores formadores hacen en varios municipios del país, y manifestó, en la entrevista con la cadena radial, que son ellos los que en varias oportunidades financian a los jóvenes para que se vuelvan “campeones”.

“Son los entrenadores [formadores] que han venido haciendo a estos campeones mundiales juveniles y medallistas olímpicos de la juventud. Entonces, no me explico por qué no se les da la oportunidad a esos entrenadores que son los que día a día están con los deportistas, que sacan de su propio bolsillo para darle al deportista para el almuerzo, los transportes y, en ocasiones, hasta para ayudarles con sus familias”, declaró.

Figueroa aseguró que Burov fue un destacado atleta con grandes méritos deportivos, pero no tiene experiencia como entrenador.

Finalmente, el pesista aseguró, en Caracol radio, que en la época cuando el extranjero Gancho Karouchkov fue entrenador de pesas de Colombia se vivió una experiencia muy mala porque en ese periodo fue donde más deportistas resultaron lisiados y muchos tuvieron que retirarse.