Lo particular de dicha afirmación es que Jorge Luis Pinto está viviendo, parcialmente, esa situación: Millonarios es décimo en la tabla de posiciones y, a falta de dos fechas para el final de la primera fase de la Liga Águila, está sufriendo para clasificar a los cuadrangulares finales.

En su primera rueda de prensa como técnico de Millonarios, Pinto fue insistente en dejar claro que al club ‘embajador’ solo le sirve ganar y que él llegaba a esta institución con el firme objetivo de respetar esa histórica tradición.

“Jamás nos puede pasar por la cabeza estar pensando que estamos llorando por entrar al octagonal. Nunca. El día que yo esté peleando por un octagonal y que, Dios me ampare, quede por fuera, del vestuario salgo para la calle, me voy y no vuelvo más”, declaró Pinto hace once meses.

Esa declaración que hizo el técnico cobra bastante importancia por estas horas. A Millonarios le quedan dos partidos complicados para definir su suerte en el campeonato: el clásico contra Santa Fe, que se jugará este miércoles, y el duelo de la última jornada contra Rionegro, que está peleando por no descender a la segunda división. Lo cierto es que el cuadro ‘embajador’ depende de sí mismo y, posiblemente, obteniendo cuatro puntos en esos dos partidos le alcance para clasificar.

Para los azules, estar en la disputa por la estrella de Navidad es la única manera de asegurar su presencia en la próxima Copa Libertadores, por lo menos, como el mejor equipo de la reclasificación anual. Cabe recordar que los 50 puntos que consiguió en el primer semestre dejaron a Millonarios bien perfilado para ese objetivo, que se esfumaría de no clasificar a los cuadrangulares.

El partido entre Millonarios y Santa Fe se jugará este miércoles a las 8:15 p.m.