El belga Remco Evenepoel sufrió mucho durante toda la jornada y ya había sido distanciado una primera vez en el descenso del primero de los cuatro sectores de tierra (35 km en total en los últimos 70).

Dado el fuerte ritmo de Egan Bernal y su equipo, el joven prodigio se quedó definitivamente en el tercer tramo de ‘sterrato’ y puede dar gracias a su compañero portugués Joao Almeida de no haberse despedido definitivamente del podio.

“No ha sido el mejor día para mí. He sufrido mucho en el segundo y después en el tercer sector (de ‘sterratto’). Tenía la impresión de tener las piernas vacías. Por eso estaba en última posición (de pelotón). No he podido seguir el ritmo y desafortunadamente, perdí dos minutos”, admitió el joven belga, sin experiencia en grandes vueltas.

Evenepoel achacó precisamente su estado de forma de este miércoles “al hecho de correr 11 días seguidos y haberlo hecho después de tanto tiempo”, en referencia a los 9 meses sin competir que estuvo para recuperarse de una grave caída sufrida en el Giro de Lombardía del año pasado.

Respecto del supuesto enfado de Remco Evenepoel con su compañero de equipo, el portugués Joao Almeida, por no haberse quedado inmediatamente con él para llevarlo de vuelta al lote de favoritos (se quitó con rabia el audífono del radio), el belga dijo:

“Estoy agradecido con el equipo y con João Almeida por el trabajo que hicieron hoy por mí, desde el principio hasta el final. No es un buen resultado para mí, pero sigo siendo séptimo en mi primera grande y sigo confiado, ya que todavía queda un largo camino por recorrer hasta Milán”, dijo.

Egan no ganó pero sí distanció a sus principales rivales

La etapa, de 162 km de recorrido, se la disputaron entre los 11 corredores que formaron parte de la escapada del día. Schmid, un joven corredor de 22 años, ganó en el esprint al italiano Alessandro Covi. Ambos habían logrado distanciar a los otros fugados a pocos kilómetros para la meta.

“Solo supe dos semanas antes de la salida que iba a correr el Giro”, se felicitó el suizo, que inaugura su palmarés como profesional. “He sufrido mucho hoy, pero quería pasar al ataque porque me gustan mucho los caminos de tierra”, añadió.

El jueves se disputará la duodécima etapa, entre Siena y Bagno di Romana, con 212 km de recorrido rompepiernas y cuatro puertos de montaña, el último, el Passo del Carnaio, a solo 10 km para la meta.