El rector del fútbol colombiano estaría pensando demandar al ente regulador y administrador del juego en Colombia debido a que este no le estaría reconociendo “ni un peso” después de haber “otorgado licencias a 15 operadores de apuestas en línea” para el “el uso de los nombres de sus equipos y de los partidos de sus campeonatos oficiales”, escribe El Tiempo.

El presidente de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez, dijo a ese diario que la forma de resolver la situación sin necesidad de comenzar un litigio implicaría que Coljuegos aumente el aporte que las apuestas hacen actualmente a la salud del 7 % al 10 %.

Ese 3 % de más cubriría los derechos de uso de las marcas del fútbol colombiano y sería destinado a financiar la hoy denominada Liga Águila femenina.

El Tiempo calcula que, traducido en dinero, ese porcentaje sería de unos 16.000 millones de pesos. ¿Será suficiente?