Por ejemplo, en Italia y China las muertes de los hombres son casi el doble que el de las mujeres; en Nueva York los hombres representan aproximadamente el 61 % de los pacientes que pierden la batalla contra el virus; y en Australia los resultados son similares, según The Conversation. 

La experta en genética Jenny Graves explica en un artículo para el mismo medio que en primer lugar la diferencia biológica entre ambos géneros representa un factor fundamental en este análisis.

Específicamente, las mujeres tienen dos copias de un cromosoma de tamaño mediano (llamado X). Los hombres tienen un solo cromosoma X y un pequeño cromosoma Y que contiene pocos genes, explicó Gizmodo

Basada en la explicación básica sobre las diferencias biológicas, la experta recuerda que el cromosoma Y no contiene casi ningún gen que no sea SRY, pero está lleno de secuencias repetitivas.

Graves explica que, quizás, una ‘Y tóxica’ podría perder su regulación durante el envejecimiento, y esto podría acelerar el deterioro en los hombres y hacerlos más susceptibles al virus, añadió Gizmodo.

Además, las hormonas masculinas desatadas por la acción SRY junto a los niveles de testosterona pueden estar implicados en enfermedades del corazón y afectar la esperanza de vida.

Incluso los hombres también están en desventaja por los bajos niveles de estrógeno, que sirven para proteger a las mujeres de muchas enfermedades, agregó el mismo medio.

Por otro lado, el sistema inmunológico de los hombres es más débil que el de las mujeres, lo que indica que el género femenino puede tener más resistencia a este tipo de virus. Además, lo anterior explica por qué los hombres son mucho más susceptibles a brotes como el SARS y el MERS.

“El sesgo sexual en las muertes por COVID-19 es parte de una imagen mucho más grande, y una imagen mucho más antigua, de las diferencias sexuales en genes, cromosomas y hormonas que conducen a respuestas muy diferentes a todo tipo de enfermedades, incluido COVID-19”, explicó la genetista a The Conversation.