“A veces encuentras chicles, una foto, o una lista de compras, [pero] no 7.000 dólares”, manifestó la mujer a ABC 7 y añadió que se asustó al ver el dinero:

“Me puse nerviosa. Todo el mundo quiere tener un fajo de billetes, pero no era mío, así que no me emocioné demasiado”.

La mujer le contó al mismo medio que puso el dinero en lugar seguro y se comunicó de inmediato con el dueño del abrigo, identificado como Tammy Wendland.

“Es cuestión de integridad. Cuando trabajas con cosas como estas, debes asegurarte de ser honesto y de hacer lo correcto”, añadió la mujer.

Al siguiente día, según la empleada, los 7.000 dólares regresaron con Tammy, quien olvidó que había ocultado esa plata en el abrigo. “Él estaba extremadamente agradecido. Extremada y abrumadoramente agradecido”, recordó Jennifer, según el portal.

La trabajadora aseguró a ABC 7 que si bien no recibió recompensa, ella se sentía muy bien por “hacer lo correcto”.

Esta es una foto del dinero que encontró y devolvió: