El joven, de 25 años, había gastado 10.000 dólares australianos (23 millones de pesos) en esa aventura, e invirtió la mitad del dinero en el anillo de compromiso (11,5 millones de pesos), informó News.com.au.

Con el corazón roto, el australiano decidió viajar solo a Grecia y se llevó el anillo. Allí, el guía turístico grabó a Brendan mientras se deshacía de la joya, lanzándola al mar, indicó el portal.

Me costó mucho dinero, pero al momento de arrojar el anillo, me quité mucho peso de encima. Muchas cosas cambiaron dentro de mí en ese instante”, manifestó el joven al medio, y agregó que no se arrepentía de nada:

“Sí, desperdicié mucho dinero, pero volvería a hacerlo”.

Brendan también le contó al portal que aunque varios amigos y conocidos se burlaron de lo que hizo, para él fue liberador. “Después de saber que ella se metió con otro chico, con el que todavía está, supe que el anillo no valdría nada y que tirarlo sería un momento más poderoso que simplemente recuperar el dinero”.

Aunque el australiano se deshizo del anillo hace 2 años, su historia hasta ahora se viralizó. A continuación puedes ver el video de él lanzando el anillo al mar: