Conway, un entrenador personal de 45 años, demandó a la mujer alegando que ella fue “negligente” en esa cita y quiere, nada más y nada menos, 136.328 libras (más de 635 millones de pesos), publica The Telegraph.

Para el británico, la mujer, identificada como Jovanna Lovelace, falló en su “deber moral, ético y legal” por no decirle que tenía una llaga de herpes antes de que se besaran el año pasado en un bar de Londres, indica el mismo medio.

No contento con la demanda por negligencia y la exorbitante suma como compensación a su “trauma”, Conway exige otras 100.000 libras (466 millones de pesos) para sesiones de terapia quincenales, las cuales dice que necesita hasta los 79 años porque el herpes “ha arruinado sus perspectivas de carrera y lo ha dejado en riesgo de problemas de salud mental”, detalla el rotativo inglés.

Conway y Lovelace se conocieron y entablaron una amistad a través de una aplicación por Internet, pero después de la cita del 4 de julio de 2019, cuando ocurrió lo comentado, dejaron de hablarse.

“No participé libremente en los riesgos relacionados con la lesión o cualquier tipo de contagio. Me besaron antes de que me informaran de cualquier herpes labial. He sufrido depresión en el pasado y temo que necesitaré apoyo psicológico regular para manejar la carga psicológica adicional causada por la naturaleza de la infección que me han dado”, dijo Conway ante el Tribunal Central del Condado de Londres, citado por The Telegraph.

Jovanna Lovelace, por su parte, niega cualquier responsabilidad y ya contrató a un abogado para defenderse de la “frívola y humillante” demanda, finaliza ese diario.