Desde España surgió una historia que en los últimos días se viralizó profusamente en redes sociales y le está dando la vuelta al mundo. La protagonizó el rector de un colegio, quien envió una carta a los padres de familia de la institución en la antesala de los exámenes que se realizarían allí.

El directivo de la institución consideró necesario pedirles a los papás que comprendan que sus hijos pueden tener aptitudes e intereses por unas materias y por otras no, para que no los reprendan en caso de que no obtengan las mejores notas. Al rector le parece que es más importante llenar de confianza al estudiante e invitarlo a que potencie sus fortalezas.

“Si su hijo o hija sacan buenas notas, ¡genial!. Pero si no lo hace, por favor, no le quite ni la dignidad ni la confianza en sí mismo”, se puede leer en la carta que envió el rector a los hogares de sus alumnos. La foto del documento ya se viralizó en todo tipo de redes sociales, con reflexiones que apoyan la postura del académico.

“Dígale que no pasa nada, que es solo un examen. Sus hijos están hechos para proyectos mucho más importantes en la vida. Dígale que las notas que obtenga no son tan importantes, dígale que lo ama y no lo juzgará”, agregó el rector en su carta. Esa parte del escrito movilizó a muchos padres de familia y también a miles de jóvenes o adultos que indicaron que les gustaría tener un profesor o un directivo en su colegio como el español.

“Lo importante en la vida no es que una persona sea buena en todos los aspectos, sino que realmente se apasione en aquello que verdaderamente le llene”, concluyó el director.

Esta es la carta que le dio la vuelta al mundo en los últimos días y que ha hecho que en miles de familias y muchos colegios se estén replanteando la forma como enfrentan las malas calificaciones que tienen los niños en la academia: