En las imágenes, se ve a la madre que se arroja a los brazos de su marido, pero no se percata que el menor está sentado en lo más alto del camarote y salta al mismo tiempo.

El pequeño cae boca abajo en un colchón, pero el cuerpo rebota y el peso de la cabeza hace que el cuello se tuerza un poco.

Afortunadamente, Gabriel se levanta de la cama ileso y sonríe como si nada hubiera pasado.

Varios usuarios criticaron la falta de cuidado de los padres y aseguraron que el hecho pudo haber terminado en tragedia.

“¡Guau! Ese pobre chico. Los padres están demasiado concentrados en sí mismos que descuidan a sus hijos”, “el niño puede haber tenido una sonrisa en su rostro, pero esto no los excusa de ser negligentes”, son algunos comentarios que se leen en la red social. 

El video se volvió viral y ya tiene más de 5.000 reproducciones en la red social: