Silvia Galva Crepo falleció en julio por una herida que recibió en el pecho con una lanza que tenía una cuchilla de 20 centímetros. El asesinato ocurrió en su residencia ubicada en Hallandale Beach, Florida, según el comunicado publicado en el SunSentinel.

La única persona presente en el crimen fue su esposo, Adam Crespo, por lo que la policía cree que es el culpable del homicidio y pretende comprobarlo por medio de las grabaciones de los Echo y Echo Dot de Amazon que estaban en el hogar, apuntó el medio.

De acuerdo con la orden de allanamiento, Adam tuvo una discusión fuerte con su esposa antes del crimen y los investigadores quieren escuchar lo que grabaron los parlantes inteligentes para saber si fue un asesinato o un suicidio.

“Creemos que pruebas de los crímenes, (como) grabaciones de audio del ataque de la víctima en la habitación principal… podrían estar en un servidor gestionado por o para Amazon”, señaló la policía en el informe.

A pesar de que la policía ya tiene algunos audios, Amazon aseguró que no estaba de acuerdo con revelar la información de sus clientes y dijo que estas órdenes eran inapropiadas, pero tenían que acatarlas por obligación, de acuerdo con Gizmodo.