El Instituto Dristrital de Recreación y Deporte (IDRD), entidad a la que Atusta le ofreció su tierra, le aseguró que no podía recibirla porque “no está urbanizada, tiene reserva vial y está con ronda del río”, contó Atuesta a Noticias Caracol.

El ciudadano declaró en el informativo que no puede urbanizar el predio, ubicado en la localidad de Bosa, en el sur de Bogotá, porque no tiene disponibilidad del servicio público del Acueducto, y si no lo urbaniza tampoco puede construir. La única opción que le queda es “cuidarlo”.

“No puedo darle otro uso, sino cuidarlo y pagar los impuestos que ya es imposible pagarlos”, dijo el propietario.

El edil de la localidad de Bosa Luis Parra explicó en el noticiero que el aumento en el impuesto predial de Atuesta se debe al decreto 6 42 del Concejo de Bogotá, que modificó las tablas de tarifas.

“Si antes se multiplicaba la tarifa de avaluó por 1, ahora se multiplica por 10, por 12 o, incluso, en el caso del señor Prociliano, por 33. Por eso, toda Bogotá tuvo un aumento elevado en el impuesto predial”, expresó el edil.

Según el experto en políticas públicas Johan Avendaño, consultado por Noticias Caracol, Atuesta podría interponer un recurso ante el Tribunal Contencioso Administrativo para dar aviso de que “el bien en este momento está congelado en el mercado inmobiliario, de tal manera que no se puede comercializar. En ese sentido, por las normas urbanísticas, la única recomendación que vamos a tener es que ese inmueble sea entregado para administración y posesión del Distrito Capital”.

Por su parte, el IDRD aseguró al informativo que en los próximos días la Secretaría de Hacienda y Catastro se acercará al predio para dar alguna solución al propietario.