Las celebraciones, que tuvieron excesos de consumo de alcohol, incumplimiento del distanciamiento social y que alteraron la paz de los vecinos, se dieron en su mayoría en el sur de Bogotá, específicamente en la localidad de Ciudad Bolívar, indicó Noticias Caracol.

De acuerdo con el coronel Luis Benavides, comandante operativo del sur de la ciudad —que fue entrevistado en el noticiero—, habitantes de las zonas donde se hicieron las fiestas fueron los que alertaron a las autoridades, que retuvieron a más de 200 personas, entre ellas, menores de edad.

Cerca de 240 comparendos se impusieron a los fiesteros, indicó el coronel en el medio, por incumplir las medidas de cuarentena dictadas por la Alcaldía de Bogotá.

Aunque la Policía interrumpió más de 200 eventos irregulares, la cantidad fue mucho más; pues en la cuenta no entran los que no fueron reportados o los que los uniformados no pudieron interrumpir, agregó el comandante.

No contentos con violar las medidas para evitar la propagación de la pandemia, varios de los retenidos —jóvenes que llevaban más de 2 días de rumba, dice el medio— intentaron sobornar a las autoridades para evitar la multa.

Precisamente por el alto número de casos de coronavirus en Bogotá, por los que ya se superó el 50 % de la ocupación de las UCI, la alcaldesa Claudia López decretó la alerta naranja en toda la ciudad e impuso nuevas medidas que empiezan a regir este martes.