Uno de los momentos más sensibles de la entrevista de Uribe Turbay, en el programa de Vicky Dávila en W Radio, fue cuando la periodista tocó el tema del asesinato de Diana Turbay Quintero, que había sido secuestrada por Pablo Escobar y que murió en enero de 1991 cuando las autoridades intentaban rescatarla.

Es un dolor, una herida que llevo en el corazón, pero afortunadamente he podido salir adelante con personas como mi hermana, mi abuela y mi papá. Recuerdo perfectamente el día en que mi mamá se fue, el último abrazo y el beso que me dio”, dijo Uribe, que reconoció haber perdido parte de ese recuerdo porque para ese momento era un niño: tenía 5 años de edad.

El político dice que su padre sufrió mucho con ese episodio, ya que Diana iba a una supuesta entrevista que resultó ser una trampa de Escobar para secuestrarla, y que fue él quien le contó que su madre estaba muerta y que ya no regresaría más.

De ahí en adelante, dijo, su vida dio un vuelco total, y la felicidad de su niñez se convirtió en una pesadilla en la que intentaba buscar un culpable.

“La gente me decía que Dios se la había llevado, y fue muy duro de ahí en adelante por varias cosas: primero, reencontrarme con Dios, (porque) crecí bravo con Dios. Dios me robó mi mamá. Y me tomé un tiempo en reencontrar la fe y la espiritualidad, porque yo no la tenía. Tuve que perdonar a Pablo Escobar, al narcotráfico, a la violencia, pero además perdonar a mi mamá, fue muy duro entender por qué mi mamá me había dejado, por qué había tomado la decisión de aceptar una invitación de la que probablemente nunca volvía, y no volvió. Al final me reconcilié, y a las malas tuve que aprender a no ser indiferente con lo que vivimos. A las malas entendí lo que ella estaba haciendo, lo que es la paz y las causas sociales, y lo que hago lo hago con la inspiración más profunda de que la muerte de mi mamá no debe ser en vano, porque somos muchas las víctimas del narcotráfico”.

Para este momento de la entrevista, Uribe Turbay estaba visiblemente afectado, pero no más que quien lo estaba entrevistando: “Me fregó con esta entrevista, me duele que nos haga este relato”, apuntó Dávila con voz entrecortada, al tiempo que secaba una que otra lágrima que se le había escapado.

Turbay continuó con su doloroso relato y recordó varias anécdotas del secuestro, momentos que lo sensibilizaron a él, a Dávila, a quienes estaban en la cabina y a cientos de personas que lo escuchaban a través de la emisora y que se lo hicieron saber por medio de las redes sociales.

Pero la entrevista no fue solo sobre el tema familiar, ya que poco antes de este episodio Uribe Turbay dijo que se siente preparado y con la experiencia necesaria para administrar la capital del país, pues cabe recordar que en 2012 fue elegido concejal de Bogotá, con apenas 25 años, que ocupó la presidencia de esa corporación y que de allí dio un salto importante a la Alcaldía de Bogotá, en donde fue designado como secretario de Gobierno del alcalde Enrique Peñalosa.

Por eso, asegura que le cumplió a la ciudad en temas como seguridad e intervención del Bronx: “Tuve más de 2.000 personas a cargo, ejecuté 120 mil millones de pesos directamente y no tengo una sola investigación”.

Uribe Turbay también habló en la emisora de que si es elegido alcalde dará continuación a varios proyectos que están en marcha, entre ellos el anhelado metro.

“La buena noticia es que el metro es una realidad, la primera línea de 24 kilómetros es una realidad. Hice parte del equipo que consiguió la empresa. No voy a detenerlo, no voy a negociar ni una sola coma”.

Aquí está la entrevista completa (el precandidato habla de la muerte de Diana a partir del minuto 32:00):