Científicos de una universidad en Colombia, que pidió no ser nombrada, buscan modificar el ADN de la planta mediante una serie de moléculas, que no serían dañinas para la salud. Además, cuentan con el apoyo del Instituto Max Planck en Alemania, que ha experimentado durante 6 años con la coca, publica El Tiempo.

Aunque esta posible solución ya fue socializada con la Fiscalía y funcionarios del Gobierno, hace falta una inversión de 12 mil millones de pesos para financiar la investigación.

La universidad colombiana dijo a ese diario que se puede bloquear la producción de cocaína sin acabar las matas y buscar otros usos lícitos (medicinales) de la hoja de coca.

Miguel Tunjano, un coronel en retiro de la Policía e ingeniero agrónomo, es uno de los expertos que promueven este estudio y explica que “con la información sobre cómo se produce la síntesis de cocaína en la planta, se puede encontrar los blancos (moléculas) que pueden bloquear e inhibir el alcaloide de la planta”, indica El Tiempo.

Además, añadió que al inhibir la producción de cocaína en la planta, esta no tendría propiedades de estupefaciente y no sería atractiva para los narcotraficantes.

La mata no se va a morir, pero esperamos que después de una aplicación la próxima cosecha ya no tenga el potencial de alcaloide cocaína”, explica Tunjano al mismo rotativo, quien señaló que al cambiar el ADN no se perderían las propiedades medicinales.

La aplicación de esta solución sería un gran avance en la lucha contra el narcotráfico, pues las moléculas para cambiar el ADN no tendrían restricciones para ser aplicadas en áreas especiales, como parques o reservas, pues se trata de un inhibidor, no de un herbicida, como el glifosato.