Un agente del cuerpo de seguridad murió en la madrugada de este domingo (hora local) en medio de un intento para neutralizar a Thomma, que se atrincheró en el reconocido centro comercial Terminal 21.

De acuerdo con las autoridades tailandesas, el uniformado ha matado al menos a 20 personas y herido a otras 31. Adicionalmente, aseguraron que asesinó a varias compañeros de su base militar, antes de dirigirse al recinto comercial.

El sujeto, que publicó fotografías y vídeos del ataque en redes sociales, condujo hasta el establecimiento donde al salir del coche comenzó a disparar con un rifle de asalto.

“No puedo levantar el dedo”, afirmó Thomma, vestido con su uniforme militar, en varias publicaciones colgadas en su pagina de Facebook, que más tarde fue desactivada. De igual manera, manifestó sentirse “cansado” y habló de “rendirse”.

Finalmente, el portavoz del ministerio de Defensa, Kongcheep Tantrawanit, aseguró en declaraciones a los medios locales que las autoridades desconocen las razones del ataque y simplemente señaló que el uniformado “se volvió loco”.