La enfermera de 43 años decidió aumentar su carga en el hospital de Inglaterra en el que trabaja, y pasó de 28 horas semanales a 50, por la emergencia que desató el coronavirus.

El camino que tomó la obligó a dejar a sus hijas en la casa de su hermana, aunque en un principio lo hizo pensando que sería por un mes, y no nueve semanas como terminó siendo cuando la situación de contagiados empeoró en ese país europeo.

Cuando la coyuntura estuvo más controlada, y al no poder más estar lejos de sus hijas, Suzie habló con su jefe para volver a disminuir la cantidad de horas semanales y poder volver a pasar tiempo con sus hijas, informa El Clarín.

Y para contarles a Hettie y Bella, la mujer planeó con su hermana sorprenderlas al llegar sin que ellas lo sospecharan en lo absoluto.

En el video, que ha sido replicado en las redes sociales, se ve la inmensa emoción de las tres mujeres al volver a verse. Lágrimas, sonrisas y largos abrazos fueron los protagonistas de este intenso momento.

“¿Qué sentí en ese reencuentro? Simplemente no quería dejarlas ir y cuando se largaron a llorar me dolió en el corazón. Pensé que nunca podría dejarlas ir de nuevo. Ahora estoy feliz de estar con ellas. Me renovó, estaba abrumada tanto física como mentalmente”, dijo Suzie, según cita el medio argentino.