Cordovez y Franco, de acuerdo con Univisión, viven en Nueva Orleans, Luisiana, y para el fin de semana del Día de los Caídos, decidieron hacer un corto viaje hasta Houston, Texas, para distraerse de su rutina.

El pasado domingo, cuando los ecuatorianos, que viajaban en su carro, pararon para buscar un restaurante cercano, fueron increpados sin motivo alguno por una estadounidense de 61 años de edad, indica el mismo medio.

La desquiciada mujer, identificada luego como Constance Lynn Bono, los vio, se bajó de su camioneta y empezó a amenazarlos, pidiéndoles que abandonaran su país y al confundirlos con mexicanos, les gritó.

“Se paró detrás mío, eso fue por unos 10 minutos que me perseguía y luego en un momento me mostró un martillo. Mientras yo la veía por el retrovisor ella me amenazaba con un martillo. Ella nos empieza a gritar y yo le contesté. Y ni bien escuchó el acento nos dijo: ‘malditos mexicanos, regresen a su maldito país’”, contó Arturo Cordovez  a la cadena estadounidense.

Lía Franco, al no soportar más el ataque xenófobo, llamó al 911 y reportó lo que estaba pasando. Incluso, dijo que la mujer podría tener un arma de fuego y que podía dispararles, por lo que varios oficiales llegaron al lugar rápidamente, detalla Univisión.

Constance Lynn Bono fue arrestada por las autoridades y ahora enfrenta cargos de agresión con un arma mortal, de acuerdo con la fiscalía de Houston.

Muchos de los racistas aprovechan la situación de los inmigrantes (indocumentados) para hacer los ataques porque saben que no van a tener denuncias ni repercusiones. Nosotros llamamos a la policía porque nos sentíamos amenazados”, finalizó Cordovez en el mismo medio.