La joven pareja, que tiene una niña de 20 meses, captó la atención del mundo cuando miembros del Servicio de Inteligencia Bolivariana (Sebin) del régimen los detuviera arbitrariamente en la carretera que une a Caracas con La Guaira cuando se dirigían a una concentración política.

Juan Guaidó, presidente del parlamento de Venezuela.

Artículo relacionado

Video del momento en que encapuchados del Sebin de Maduro detuvieron a Juan Guaidó

La rápida difusión del hecho a través de redes sociales y de medios de comunicación puso en evidencia la ilegal captura de la joven pareja opositora y provocó el inmediato reversazo de la decisión, por lo que Guaidó y Rosales fueron dejados en libertad.

Pero más allá de dejar en evidencia la brutalidad del régimen, el hecho sacó a flote una nueva realidad: el surgimiento de jóvenes figuras que prácticamente han vivido toda su vida bajo el sistema que tiene sometida a Venezuela a su peor crisis política, económica y social, y que no se dejaron moldear por los aparatos ideológicos del Estado.

Estas nuevas figuras empiezan a recoger las banderas que han enarbolado antes otras parejas como Leopoldo López y su célebre esposa Lilian Tintori, Antonio Ledezma y su esposa Mitzy Capriles, y más personajes como Henrique Capriles, la exfiscal Luisa Ortega, María Corina Machado, y un larga lista que busca para Venezuela un cambio de rumbo.

En el caso de Juan Guaidó y Fabiana Rosales, ahora ella despunta con su juventud y discurso fresco y esperanzador, firme y desafiante, ejemplar por lo respetuoso de la ley y la Constitución de su país.

“En el momento de ayer nos mantuvimos como familia muy conscientes de lo que estaba pasando”, dijo en entrevista con La FM. “Juan está haciendo todo pegado a la Constitución. No hay nada que ocultar ni nada que demostrarles a los organismos del Estado”.

Reconoció que siempre hay temor, porque pensó mucho en su hija. “Qué le iba a decir cuando llegara a mi casa y su papá no estuviera conmigo. Creo que ese era mi más grande temor: qué le iba a decir a mi chiquita de su papá”, agregó Fabiana en esa emisora con un modo de hablar tan sencillo que, con seguridad, será entendido por los jóvenes de su país.

“Lo único que hemos visto en toda nuestra vida es esta dictadura. Y lo que sí tenemos claro es que esto está mal. Esto no debe ser. Yo no quiero que mi hija crezca en el país que yo crecí. Quiero que crezca en un buen país, en el mejor de todos, y Venezuela tiene todo para serlo”, agregó Fabiana.

También explicó: “Esta dictadura obligó a los jóvenes a asumir un compromiso que tal vez no queríamos, pero nos tocó. Nos obligaron, porque creemos en que sí se puede lograr un país donde podamos tener nuestras oportunidades aquí, y no irnos de nuestro país”.

Por las explicaciones que dio el régimen después de la arbitraria captura, Fabiana asegura que ellos mismos se contradicen, lo que envía un claro mensaje: “La cadena de mando está rota. No todos están con ellos (la cúpula del régimen). Hacemos un llamado a esa fuerza armada a esa policía a que se apeguen a nuestra Constitución, que todos estamos pasando mal y que todos tenemos que estar unidos en esto”.

“Aquí la gente volvió a creer en algo. Aquí todos volvimos a creer que sí se puede, y lo estamos construyendo, y se ve en la calle. Entonces, ellos le temen a eso, a la esperanza, porque siempre han trabajado en quebrar la esperanza, en quebrar la moral de los venezolanos, y la volvimos a rescatar. Tenemos esperanza y lo vamos a conseguir”, añadió.

Y calificó como un “acto de cobardía” su captura y la de su esposo, más que como un acto de intimidación.

“Estoy convencida de que los organismos de seguridad del Estado y la fuerza armada están convencidos de que lo que nosotros estamos haciendo está bien, porque estamos apegados a la Constitución, y estamos con Dios”, continuó Fabiana en La FM. “El episodio de este domingo no afecta la convocatoria a manifestaciones el 23 de enero. Otra vez los venezolanos a la calle con esperanza”.

Para ella, “Maduro está en el poder porque tiene gente muy mala a su alrededor, y ejercer el mal es poderoso. Pero no se han dado cuenta de que el bien le puede al mal. No se han dado cuenta de que todos la estamos pasando mal, y que llegó el momento de organismos de seguridad del Estado y venezolanos juntos”.

Preguntada sobre en cuánto tiempo cree que puede estar fuera del poder Nicolás Maduro, Fabiana respondió: “Mira, no tengo una bolita de cristal para saber en cuánto tiempo. Me encantaría tener esa respuesta. Pero lo que yo siento hoy es que la gente volvió a creer en algo, no en alguien, volvió a creer en algo. Volvieron a creer en ellos mismos, y en que juntos lo podemos lograr, en que si nos apegamos a nuestra Constitución, si hacemos las cosas bien, si juntos asumimos este compromiso de salir adelante, y retomando la fe y la esperanza, lo vamos a lograr en muy poco tiempo”.