El destituido expresidente, que ahora busca un escaño en el Congreso en las elecciones del 11 de abril, se defendió diciendo que había sido voluntario en el ensayo clínico de la vacuna china de Sinopharm en el país.

El escándalo suscitado por la revelación de un medio peruano le costó el puesto este viernes a la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, quien renunció antes de que le iniciaran una moción de censura.

La saliente ministra había declarado ante el Congreso el jueves que no tenía “ningún conocimiento” del caso del expresidente: “No se me ha informado que el señor Martín Vizcarra haya recibido vacuna, él, su esposa u otro familiar“, aseguró.

Mazzetti, médica especializada en neurología, de 64 años de edad, había sido nombrada titular de Salud por Vizcarra el 15 de julio de 2020. Tuvo un paréntesis de una semana en noviembre durante el efímero gobierno de Manuel Merino, y fue nuevamente designada al frente del ministerio por el actual jefe de Estado interino, Francisco Sagasti.

Eso sí, no se fue sin hacer una tímida crítica a Vizcarra, diciendo que “para no sesgar resultados del ensayo clínico” de la vacuna, no debían participar quienes tenían capacidad de decisión sobre el mismo.

El sucesor de Mazzetti, que sería juramentado el sábado según medios locales, será el quinto ministro de Salud desde que irrumpió la pandemia en Perú, hace 11 meses. Asumirá el cargo mientras el país enfrenta los embates de la segunda ola de la pandemia, con un récord de 14.333 pacientes con COVID-19 en sus hospitales, según balance oficial.