Pensé que tal vez el gobierno estaba intentando algo, y fue como si lo hubieran arrojado para distraernos”, dijo Hitchens al canal de televisión WPTV desde el hospital donde está siendo atendido, el mismo donde su esposa está en grave condición de salud.

En el inicio de la pandemia, este estadounidense utilizaba su cuenta de Facebook para minimizar la seriedad con que los medios informaban sobre la propagación del nuevo coronavirus.

Por esos días, cuenta al mismo medio, salía a trabajar en su taxi sin respetar las medidas de distanciamiento social. Sin embargo, la vida le dio una triste lección, pues el llevó el COVID-19 a su casa y terminó contagiando, también, a su esposa.

“No quiero ver a nadie pasar por lo que pasé. Esta no era una táctica de miedo que alguien estaba usando. No era algo inventado. Este es un virus real que debes tomar en serio”, agregó Hitchens en el canal estadounidense.

El taxista relató que su esposa lleva 3 semanas conectada a un respirador en el Palm Beach Gardens Medical Center y que está muy triste al saber que está mal, además que no puede verla.

Después de que su caso se viralizara en redes, el pasado martes Brian Lee Hitchens volvió a utilizar su Facebook, pero en esta ocasión para hacer un llamado de atención a las personas, que como en su momento él, no toman en serio al COVID-19.

“Esto no es algo con lo que jugar, por favor, escuche a las autoridades y preste atención a los consejos de los expertos. No tenemos que temer a esto y, al prestar atención, no significa que tenga miedo, significa que está mostrando sabiduría durante esta epidemia. Mirando hacia atrás, debería haber usado una máscara al principio, pero no lo hice y tal vez por eso estoy pagando el precio ahora. Pero sé que si fui yo quien contagió a mi esposa, sé que ella me perdona, y yo sé que Dios me perdona”, escribió en dicha red social.