La primera información la entregó James Cervera, jefe de la policía local: “Tenemos 11 víctimas muertas en el lugar, seis víctimas adicionales trasladadas a hospitales” de la zona. El atacante fallecido era un empleado municipal, detalló.

El tiroteo ocurrió justo después de las 4:00 de la tarde hora local, cuando el hombre armado entró en uno de los edificios del complejo municipal de Virginia Beach y “de inmediato comenzó a disparar indiscriminadamente contra todas las víctimas”, dijo Cervera.

El Hospital General Sentara de Virginia Beach informó en Twitter que uno de los heridos murió en sus instalaciones y otro en las del Hospital General Sentara de Norfolk, a donde fue trasladado en helicóptero.

Tres de los otros sobrevivientes están ingresados en ese lugar, dos de ellos en estado crítico y otro en buen estado. La institución también informó que un cuarto herido recibió ya el alta.

Entre los heridos se encontraba un oficial de policía, que fue salvado por su chaleco antibalas.

El edificio donde se realizaron los disparos en Virginia Beach, una ciudad en la costa este, a unos 320 kilómetros al sureste de Washington, albergaba las oficinas de obras públicas y servicios públicos de la ciudad.