Sara Uribe aseguró en dicha red social que durante un año la criticaron porque estaba “muy flaca” y le decían que no estaba comiendo e, incluso, que estaba “parada gracias a las ganas de vivir”.

Sin importar las duras críticas que ha recibido a lo largo de su carrera, la presentadora reveló que subió de peso gracias a la cuarentena, pues si tenía ganas de comer “arroz, plátano, yuca, carne, atún, huevo”, lo hacía sin restricción alguna.

La también modelo afirmó que está en un momento de su vida en el que se dedica a sentirse bien, hacer lo que le gusta, satisfacer sus antojos y sobre todo, no le presta atención a las opiniones ni exigencias de los que en el pasado la obligaron a manipular su imagen. 

“Salí en SoHo, tuve que aguantar hambre para estar en TV. Me hicieron operar muchas veces mis senos, porque servía, porque no servía, porque tenía que agradarle al medio, porque si me daba celulitis, no podía estar en un desfile”, añadió la presentadora.

Asimismo, Uribe desveló que hace poco tuvo que operarse de una hernia, al parecer, a causa del embarazo de su primer hijo, Jacobo. Por ello, no ha podido volver a hacer ejercicio, ya que debe estar fajada todo el tiempo por dicho procedimiento quirúrgico.

“Tengo que estar fajada todo los días, porque me están haciendo unos masajes por el posoperatorio, y en el embarazo a unas les da una hernia, a otras les toca la diástasis […] son diferentes procesos”, expresó.

A continuación, las declaraciones de Sara Uribe recopiladas por una cuenta de fanáticos en Instagram: