“Fue tanto tiempo que cuando fui a comprarme unos tenis, la vendedora me preguntó sobre el número de talla y no sabía. ¿Qué pregunta me hizo esa señora? Yo le dije: traiga unos zapato y yo le digo si más grande o más pequeño porque no tengo ni idea”, afirmó Reykon al programa del Canal Caracol. 

Agregó que pasó varios años de su niñez y adolescencia usando zapatos de diferentes tallas, y que la gente se burlaba de él. 

Según el artista, cuando ya tenía plata llegó a comprar más de 1.200 pares de zapatos para tapar esa carencia que vivió en esa época.

Aseguró que vivió en una familia muy humilde, y que pasaron por necesidades muy duras.

“Yo nunca aguante hambre, pero no sé si mi papá (que no tenía ni el bachillerato) aguantó por mí” indicó el cantante.

“Creo que a cada uno de mis padres le absorbí cosas buenas, lo malo ya lo aprendí en la calle”, comentó Reykon.  

Al contarle estas experiencias, Suso se paró de la mesa, le dio un abrazo y lo felicitó por su esfuerzo y sus ganas de salir adelante. Además, pidió al público un gran aplauso para el artista.