En entrevista con ‘La Red’, Julián contó que, cierto día, una modelo webcam lo contactó “muy contenta” porque supuestamente él había adquirido sus servicios.

El comediante indicó al programa que luego de aclararle a la mujer que él no había hecho eso, la modelo le mostró una foto en la que Diego Armando aparecía vestido de Piroberta, un personaje que Julián creó hace 20 años.

El humorista agregó que, además de pactar ese servicio, su imitador celebró contratos a su nombre y por eso ha tenido problemas con varias alcaldías colombianas.

De acuerdo con el testimonio del famoso, Diego Armando alguna vez le pidió que le regalara una camisa de Piroberta, pero él se negó; poco después, resultó que su imitador se había mandado a hacer una prenda igual con la que hizo una presentación en Acacías, Meta. En ese momento, según el humorista, la verdadera Piroberta estaba en Neiva.

Julián aseguró en ‘La Red’ que pese a lo sucedido, siguió en contacto con Diego Armando y hasta lo invitó a uno de sus ‘shows’, donde se dio cuenta de sus malas intenciones:

“Lamentablemente, pequé por ingenuo, no sabía que de pronto iba con otras intenciones. Ese día lo que hizo fue ir a grabar un ‘show’ y empezó a hacer a venderse con un seudónimo, como ‘La piro'”.

Durante la entrevista, el comediante señaló que el problema con este imitador viene desde 2016, pero aun así, no ha querido tomar acciones legales.

“Yo en ningún momento quiero hacer nada, lo que pido es que no me imite, que no se haga pasar por mí. Yo no he querido tomar medidas fuertes porque en realidad respeto el trabajo de cada quien, pero al ritmo que va, no sé qué vaya a pasar”, concluyó.