Y es que Iván no solo se rapó hace 11 años, sino que por la misma época se puso lentes de contacto azules, estilo que es calificado de mañé (ñero, grillo) por muchos, aunque él reconoce que #todostenemosunmaéadentro.

Las fotos, tomadas por @sergio8apty, capturaron el momento en que Lalinde se quita su pelo en un baño, y el resultado final de ese estilo al que quisiera volver en algún momento: “Me sigo soñando eso, raparme”.

Desde que se rapó, Iván Lalinde ha mantenido un corte bajito y más bien clásico, como se puede ver en las fotos que aparecen a continuación.

View this post on Instagram

Qué hacen?

A post shared by Ivan Lalinde (@ivanlalindeg) on