Según contó Barrios, la primera vez que le llegó información sospechosa de lo que pasaba entre su esposo y la colega de él fue en febrero, al regresar de un viaje por Europa.

Sandra comenzó a escuchar que durante las giras por pueblos de Colombia, Paola llegaba a donde estaba cantando Jessi y él, a las tarimas en donde estaba ella trabajando. Todo ocurrió en medio de la promoción de la canción ‘Como si nada’, que hicieron juntos.

A finales de marzo comenzó a cuestionarse aún más, por los cambios de actitud de Uribe. En un punto, Sandra cuenta que enfrentó a su entonces pareja, pero él le aseguró que solo tenía una relación de trabajo con Jara.

El descubrimiento de lo que sucedía llegó finalmente, según ella, en junio, cuando llevó a los niños a Bogotá para darle la sorpresa a su esposo por el Día del Padre. 

Al día siguiente, Sandra lo acompañó a un juego de paintball que él tenía programado con los músicos. Por el frío que hacía en el lugar, ella decidió irse, y fue ahí que confirmó lo que ya imaginaba. 

“Me subo a la buseta y encuentro el celular de Jessi en la buseta. Como ya tenía mis sospechas, pues reviso el celular. Y encuentro un mensaje de un músico de Paola donde le decía que si ya casi iba a ser el patrón. Y unos mensajes donde la mamá le decía: ‘Mijo, aléjese de la tentación’. Y él le decía: ‘Mami, ¿yo qué hago? Estoy enamorado de Paola, necesito verla, besarla, estar con ella’. Ahí ya quedó confirmado que, efectivamente, había algo entre ellos”, le dijo Sandra Barrios a ‘Lo sé todo’.

La entrevista, que tendrá otra parte el lunes, finalizó con el interrogante de si Paola fue o no el detonante de la separación de Sandra y Jessi, pues no se sabe si para ese entonces ya estaban juntos o si él simplemente estaba enamorado de ella, pero no había hecho nada por respeto a su matrimonio.