“Uno le mostraba el producto al conductor y le decía: ‘Parce, me va a dejar [subir a vender]’”, fue lo primero que dijo el comediante en la entrevista, y luego rememoró que en una de esas ocasiones prefirió no ofrecer ningún producto a los pasajeros, porque entre ellos estaba la joven que le atraía.

“Y me acuerdo que me subo yo a ese bus, con los ganchitos: ‘Damas y caballeros, primero que todo tengan ustedes muy…’, cuando veo sentada a la pelada que me gustaba, la compañerita nueva del colegio. Y yo: ‘Damas y caballeros, primero que todo tengan ustedes muy buena tarde’, y caminé hasta el fondo y me senté. El conductor quedó: ‘¿Y este man qué?’. Y toda la gente como: ‘¿Este man no iba a vender algo?’ Y yo me senté allá”, relató. 

En ese trabajo duró un tiempo hasta que “un mafioso, que dominaba las rutas de buses, lo amenazó por robarle parte del negocio”, dijeron en el programa.

Por eso, ‘Lokillo’ tuvo que empezar a rebuscarse la plata de otra forma y se fue a vender sus productos “en las comunas más empinadas, en una época sangrienta” de Medellín, agregaron en el espacio de Caracol.

“A veces me metía a unos barrios peligrosos, donde se armaban balaceras”, puntualizó el humorista sobre esta etapa de su vida, en la que también cargó mercados por las necesidades que pasó con su familia.

Ahora, él trabaja en medios, tiene sus ‘shows’ de teatro y, además, su propio negocio.

Lo dicho por el famoso sobre su época de vendedor de buses aparece en los minutos 0:27 y 6:25 de este video de Caracol.