La artista dio estas declaraciones en medio de una charla con ‘Lo sé todo’; allí aseguró que luego de salir del país para vivir junto a su esposo tuvo que reinventarse y “aceptar ser ama de casa”.

“Me tocó aprender a hacer todo y te cuento que lo más duro que me dio del oficio fue la limpieza. El primer día en el que yo lavé un baño ese fue uno de los días en que caí en depresión profunda“, explicó al informativo del Canal 1.

La artista también comentó que ella, estando “tirada en ese piso” se sentía como una ‘cinderella’ (cenicienta), pues le parecía increíble que estuviese lavando un baño y menos “un inodoro”.

Yo lavaba esa cosa, le tiraba agua y me salpicaba peor. Yo lloraba, me bañaba y gas, yo no lo podía creer“, detalló, y agregó que siempre llamaba a su esposo cuando le pasaba algo dentro de sus labores en casa.