Los ‘engalles’, como popularmente se dice en Colombia, especialmente son para cambiar las llantas, rines, exosto, luces, transmisión, suspensión, persianas y motor, entre otros.

El Tiempo explicó, en cuatro casos, cuáles son los riegos que corre si modifica algunas partes originales de un automotor:

  1. ¿Por qué no se deben cambiar los rines o neumáticos originales?

Al aumentar el tamaño de los rines y neumáticos disminuye la capacidad de frenado y estabilidad del automotor si las nuevas llantas son más altas; también alterará la geometría del carro, su centro de gravedad y forzará los ejes y rodamientos.

2. ¿Por qué no se debe ‘bajar el carro’ (en altura) o cortar los espirales?

Al recortar los espirales, encargados de soportar el peso de la carrocería y su transferencia, se sacrifica el confort de los ocupantes porque la suspensión pierde recorrido y el resorte se hace más duro.

3. ¿Por qué no se debe suprimir el catalizador o modificar el sistema de escape?

Si suprime el catalizador ahogue, que controla y reduce los gases nocivos, puede tener problemas ya que el computador no está previsto para trabajar sin este sistema e incumpliría las actuales normas de emisiones.

4. ¿Por qué no se deben modificar las luces?

Las luces de un vehículo no son un lujo ni un adorno. Si su carro viene con bombillos de luz halógena no debe cambiarlos por LED o HID, pues el diseño de las lámparas depende de los focos y por eso no funcionarán adecuadamente.