Con este crédito, la empresa fundará un área llamada Kodak Pharmaceuticals, que tiene como objetivo principal “producir medicamentos esenciales que han caído en una escasez nacional crónica”.

La compañía, que firmó este martes una “carta de interés” con la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional (DFC), elaborará el “25 % de los ingredientes farmacéuticos activos utilizados en productos genéricos no biológicos y no antibacterianos”.

Kodak, cuyo negocio ha tenido dificultades en los últimos años por la llegada de los teléfonos móviles con cámaras fotográficas de alta calidad incorporadas, ampliará sus instalaciones actuales en las ciudades de Rochester y St. Paul, ubicadas en los estados de Nueva York y Minnesota, respectivamente.

“Queremos aprovechar nuestra calidad, vasta infraestructura y profunda experiencia en la fabricación de productos químicos. Kodak desempeñará un papel fundamental y se convertirá en una cadena de suministros farmacéuticos fiable”, manifestó Jim Continenza, presidente ejecutivo de la empresa, en un comunicado.

La compañía estadounidense, que lideró por mucho tiempo la industria de las cámaras y accesorios fotográficos, enfatizó que este nuevo negocio generará 360 empleos directos y 1.200 indirectos.

El préstamo de la DFC a Kodak es el primero que se hace bajo la ley de Producción de Defensa, decretada por el presidente Donald Trump en mayo pasado, que busca fomentar el desarrollo nacional de materiales esenciales para la lucha contra la pandemia del COVID-19.

Después de que la empresa anunció que ingresará a la industria farmacéutica, sus acciones se triplicaron en la Bolsa de Nueva York, y dieron como resultado el mejor día de su historia, indicó el diario español El País.