Un decreto emitido por el presidente Iván Duque en medio de la emergencia nacional estipula que el gremio de ‘los amarillos’ tiene prohibido recoger personas en la calle con el fin de evitar la propagación del coronavirus en el país; sin embargo, ante el duro panorama económico al que se están enfrentando estas personas, están viéndose obligadas a hacerlo, lo que les trae graves problemas con las autoridades, informó Noticias Caracol.

“A mí se me llevaron a los patios, no tengo con qué comer, ni cómo sacarlo de allá. Necesito colaboración, no tenemos ni mercado. Señora alcaldesa, póngase la mano en el corazón”, dijo Jhon, uno de los taxistas afectados al noticiero.

Conductores consultados por el medio señalaron que aunque hay cientos de personas que necesitan el servicio, no tienen cómo pedirlo por las aplicaciones móviles que están autorizadas por el Gobierno, por lo que prefieren tomarlo en la calle, como es tradicional. “La gente no toda sabe manejar eso o no tienen los recursos”, dijo otro taxista.

El informativo resaltó que durante la cuarentena nacional se han inmovilizado 54 vehículos solo en Bogotá, por lo que los taxistas están considerando dejar de prestar sus servicios en el país si el Gobierno no toma medidas para mitigar el impacto económico para el sector, a lo que el Ministerio de Transporte respondió que por ahora no se cambiarán las medidas, porque es primordial evitar la propagación del COVID-19.

“Estamos evaluando si vamos a guardar nuestros taxis en todo el territorio nacional, le solicitamos al Gobierno que les permita a los taxistas trabajar de a dos dígitos tengan o no tengan aplicación”, agregó Hugo Ospina, líder del gremio de los amarillos a Noticias Caracol.